“La conocen los que la perdieron"

Hay algunas cosas de la vida que aprendemos a valorar cuando las perdemos. Algunos ejemplos son: la salud, la libertad y la confianza.

Índice

Todo iba bien hasta que...

Parece que todo va bien y que todo siempre funciona hasta que un día deja de hacerlo. Nos acostumbramos a ciertas cosas de la vida y aprendemos a valorarlas solo cuando las perdemos. A veces nos son arrebatadas, otras veces las entregamos equivocadamente.

Salud

Esa salud ilimitada que muchos disfrutábamos en la niñez y adolescencia parece ajena cuando nos hacemos grandes.

En un restaurante, uno ve a los niños terminar de comer e irse a correr, a jugar al fútbol o a hacer cualquier otra cosa llenos de energía. Termina un partido y juegan otro. Energía ilimitada. No saben la salud que tienen. Desde otra mesa, algunos adultos los miran mientras están lidiando con una variedad de problemas en el cuerpo. Ya olvidaron lo que es tener un cuerpo sano.

En su momento no sabíamos valorarlo porque parecía inherente a nosotros, era nuestro estado natural, nunca habíamos vivido su dualidad (la enfermedad).

Libertad​

Durante este último año y medio la pandemia hizo que muchos reflexionaran sobre este valor. Parecía obvio antes, a nadie se le ocurría cuestionarlo.

“La conocen los que la perdieron
Los que la vieron de cerca, irse muy lejos
Y los que la volvieron a encontrar
La conocen los presos
La libertad”

Confianza

La confianza, uno de los grandes pilares de las relaciones que sin embargo no está en todas ellas. Alguien decía “no puedo estar en una relación sin confianza del máximo nivel porque esa es una de mis razones principales para estar en una relación”. En ese sentido, es como tomar un helado sin helado, solo el cucurucho.

Conclusión

Debemos cuidar como oro cada una de estas cosas.

¿Para qué quiero un cuerpo sin salud? ¿Para qué quiero una vida sin libertad? ¿Para qué quiero una relación sin confianza?

La mayoría de las personas empiezan a valorar esto una vez que lo perdieron. Esto no es grave, es normal, tal vez no sabíamos lo importante que era algo para nosotros. Podemos aprender.

Lo grave es volver a perderlo, porque la vida no se va a cansar de enseñarnos, y suele ser muy movilizador.

En el blog:

Curso-mindfulness-en-linea-online

Cursos de meditación

En dos formatos distintos (online y presencial), te invito a realizar un curso introductorio de meditación de 5 días 🙂