Aprender a meditar - mente y meditacion

¿Cómo desarrollar el hábito de la meditación?

Te comparto 7 ideas para que esto sea un camino de ida y lo incorpores a tu vida definitivamente

Índice

Disciplina total

Es previsible que no todos los días de tu vida van a ser iguales. La vida va cambiando día a día y es normal que algún día nos despertemos con muchas ganas de hacer todo lo bueno y otro día nos levantamos con ganas de quedarnos en la cama.

Precisamente por esto, porque somos seres cambiantes y emocionalmente variables, necesitamos algo que se llama DISCIPLINA y es una de las claves de las personas exitosas.

La disciplina es necesaria porque no siempre vas a tener ganas. No solo de meditar sino de hacer actividad física, de comer bien, etc. 

Hacerlo igual

Muchas veces cuando vamos a hacer algo que nos saca de la zona de confort, la mente se interpone e intenta que no lo hagamos.

Esto no lo hace porque sea mala sino porque su función es protegernos y cree que así lo está haciendo.

Entender la mecánica de la mente permite a uno trascenderla. Hacerlo igual. Hacer lo que tengas que hacer aunque la mente te intente frenar.

La mente va a poner excusas, va a darte alternativas, va a intentar posponerlo, te puede hacer doler alguna parte del cuerpo, etc.

Ya vamos entendiendo cómo funciona. Ahí tenés que decidir si sos parable o imparable. Si vas a ser fuerte o vas a ser débil.

Recordar por qué y para qué

A veces sirve mucho recordar de dónde uno viene y hacia dónde quiere ir. Cuál es tu por qué y tu para qué. Tener eso escrito a mano es una herramienta que puede ser muy poderosa. Recordar las cosas difíciles que uno vivió, el problema que tuvo o aquello que quiere lograr puede ser el empujón que necesitamos algún día difícil.

Cómo-desarrollar-el-hábito-de-la-meditación

Ponerlo en el lugar de lavarse los dientes, bañarse o comer

Meditar tiene que ser algo tan habitual en tu día que tiene que estar en el nivel de lavarse los dientes, bañarse o comer. Seguramente hiciste estas tres cosas durante todos los días de tu vida y no te imaginás cómo sería tu vida si no lo hicieras. Tenés que incorporarlo a tu vida hasta que tenga ese nivel de importancia, sea automático y totalmente natural. 

No negociable

Es entendible que a veces al convivir con otras personas o tener ciertas responsabilidades, el hábito puede verse amenazado.

Sin embargo, uno tiene que decidir de antemano qué lugar de importancia le va a dar a esto. Si realmente crees que esto te puede ayudar a vivir de la forma que querés, tiene que estar dentro de lo no negociable.

Como te decía en el punto anterior, tiene que ser como bañarse y comer. Nadie negociaría eso.

Meditar es esencial para tu salud y bienestar, y también es esencial para las relaciones y todas las demás áreas de la vida. De hecho, la presencia es el mejor regalo que uno puede hacerse a sí mismo y a los demás.

El lugar adecuado

Es positivo para establecer este hábito tener un espacio de la casa, del cuarto o donde sea que uno habite para practicar la meditación formal regularmente.

Muchas personas eligen comprarse un safu que es como se llama el almohadón clásico de meditación.

Hay de distintos tamaños según la altura del meditador y también hay distintos materiales. Además del safu hay personas que ponen debajo un sabutón que es para apoyar el safu y las piernas más cómodamente.

También pueden elegirse bolsters, mantas, inciensos, alguna imagen inspiradora, un cuaderno de reflexiones, auriculares y tapones para oídos, entre otros accesorios. Armar un santuario dentro de casa puede ser alentador.

El momento adecuado

Es importante establecer un horario firme para la práctica.

A nivel general, sugiero que se medite dos veces por día al menos durante 30 minutos cada vez, idealmente por la mañana al despertar y por la tarde o noche.

De todos modos, esto es algo que conviene personalizar de acuerdo a los objetivos y necesidad de cada uno.

El punto es que establecer un horario firme y respetarlo es también otro de los condimentos que hacen al éxito y que llevan a instalar un hábito.

Por supuesto que no somos robots y que a veces la vida es cambiante por lo que si algún día esto no resulta, no te enojes, proponete otro momento y hacelo igual.

Reflexión

Bueno, ojalá que estos consejos e ideas te sirvan para poder instalar este hábito en tu programación. Si lo instalás correctamente, es muy probable que dentro de unos meses te parezca tan natural y sea tan parte de tu vida que no vas poder creer cómo es que antes no lo hacías.

Además de la meditación, hay otros hábitos muy interesantes que también hacen a una vida maravillosa y acompañan la práctica de la presencia. Se sabe que muchas de las personalidades más importantes de la historia, artistas, empresarios, líderes, presidentes y gente que trasciende en su área, tienen hábitos extraordinarios.

¿Qué hace a una buena calidad de vida?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Share on reddit

En el blog: