Busca y no lo encontrarás nunca

No puedes buscar lo divino, no puedes ir tras ello, pues sólo puedes buscar aquello que ya conoces. Buscar significa desear, y es imposible buscar algo que se desconoce. ¿Cómo vas a buscar algo que no has conocido en absoluto? La verdadera urgencia por buscar viene solamente después de que has saboreado algo, después de que has conocido algo, aunque sea solo un destello. Así, pues, lo divino no se puede buscar. Pero cuando digo que lo divino no puede ser buscado, no me refiero a que no puede ser encontrado. No se puede buscar, pero se puede encontrar.

Cuanto más se busca, menor es la posibilidad de encontrarlo. Busca y no lo encontrarás nunca, pues la auténtica búsqueda, la búsqueda en sí, se convierte en la barrera. Así que no busques algo que no conozcas. Más bien profundiza en lo que ya conoces. No anheles lo desconocido; profundiza en lo conocido. Y si así lo haces, te darás de bruces con las puertas de lo desconocido, puesto que lo conocido es realmente la puerta de lo desconocido. Así que profundiza.

“Lo alcancé cuando dejó de haber una mente que deseara alcanzarlo; lo encontré cuando dejó de haber búsqueda. Solamente sucedió cuando no hubo esfuerzo”.

Osho

Meditación: el arte del éxtasis

Osho-meditacion-el-arte-del-extasis

En el blog:

Programas y desafíos de meditación

Desafíos de meditación online

El compromiso y la disciplina son esenciales para lograr grandes objetivos. Te invito a realizar un desafío de meditación 🙂