¿Cómo aprender a meditar?

Muchas personas quieren aprender a meditar pero no saben cómo. Hay muchas formas de hacerlo pero es a veces puede ser difícil identificar la mejor forma de aprender a meditar. En este posteo busco aclarar un poco este dilema en el que se encuentran algunas personas al comienzo de su camino en esta disciplina.

Índice

En persona o virtualmente

Ambas tienen sus ventajas. En el caso de aprender a meditar en persona, tiene cierta calidez, cierta conexión con el instructor/a que lo hace especial. También a veces esto ocurre en lugares apropiados como templos, ashrams o centros de meditación que pueden tener una energía agradable.

Por otro lado, al hacerlo virtualmente se gana en la comodidad de hacerlo desde cualquier lugar y también se puede acceder a instructores/as que estén en cualquier lado del mundo. Virtualmente también podemos acceder a instructores que personalmente son de difícil acceso. Por ejemplo, podés aprender a meditar con Deepak Chopra, Eckhart Tolle o Jon Kabat-Zinn.

Con instructor personalizado o general

En línea con el párrafo anterior, hacerlo de modo general implica la ventaja de poder acceder a instructores estrella así como la facilidad de hacerlo vía una app con un instructor que tal vez no es conocido pero que es excelente. Algunas de las apps más famosas son Calm o Headspace

En cambio, un instructor personalizado que te conoce y te está enseñando específicamente a vos puede ayudarte a evolucionar más rápido y detectar cuáles son tus debilidades, fortalezas y el mejor camino a seguir. También puede tratarse de alguien excelente solo que las referencias son difíciles de obtener. Es importante en este caso usar la intuición.

Aprender-a-meditar

Curso o sesión individual

Aprender a meditar mediante un curso es algo fabuloso ya que suele componerse de material práctico y teórico, además de un grupo de compañeros/as que están en la misma situación. Estos cursos a veces ocurren en el contexto de un retiro, como es el caso del retiro de la organización Dhamma (enseñan principalmente Anapana y Vipassana). Esto permite estar inmersos en la disciplina sin ninguna distracción.

Por otro lado, aprender a meditar con una sesión individual puede ser muy útil si necesitamos aprender algo puntual o si todavía no estamos tan intersados para hacer una inmersión total en este mundo.

Una solución intermedia es hacer un curso individual, lo cual parece una solución ideal ya que contamos con las ventajas del curso y también del instructor personalizado.

Reflexión

Mi recomendación es que no te hagas la pregunta ¿cuál es la mejor forma? sino ¿cuál es la forma correcta para mi en este momento? La forma correcta, en tu caso, es aquella que tengas a mano en este momento y que surja de tu intuición.

Si estabas con ganas de aprender a meditar y justo un amigo te menciona un curso que está por comenzar, esa puede ser la manera correcta. Si no te llegó ninguna invitación, estás en un lugar aislado y querés hacerlo, hay muchas aplicaciones o videos de Youtube que te pueden ayudar a empezar.

En el caso de aprender a meditar, para la mayoría de la gente, no hay una manera oficial que sea la mejor y tampoco hay una manera que sea de segunda categoría o algo así.

Lo importante es la práctica diaria y cada vez meditar más intensamente. Si tenés dudas, sentís que hay algo que está mal o querés avanzar más rápido, la ayuda de un instructor de meditación puede ser muy útil.

Conclusión

Como verás, hay muchas formas distintas de aprender a meditar. No hay una que sea necesariamente mejor que las demás a modo general sino que la mejor será “la mejor para vos” dada tu circunstancia. Es importante que empieces a pesar de las dudas que puedas tener respecto a cómo lo estás haciendo. Muchas veces se trata de la mente siendo un obstáculo.

En la biblioteca:

El-secreto-de-Krishnamurti
Extractos

El secreto de Krishnamurti

“J. Krishnamurti, el gran filósofo y maestro espiritual de la India, viajó casi continuamente por el mundo entero durante más de 50 años para tratar de comunicar…

Leer más »